12 señales de que eres un empático. Lo que significa y lo que debes hacer.

¿Eres un empático psíquico?

La definición de un empático es alguien que siente las emociones, los sentimientos, la energía e incluso los pensamientos de los demás. Los empáticos son personas muy sensibles, que tienden a asumir también las emociones o incluso las sensaciones físicas de los demás debido a su alta sensibilidad.

Los empáticos tienden a ver el mundo de forma natural a través de la lente de su intuición. Son increíblemente perceptivos acerca de los estados energéticos de los demás, y pueden naturalmente (y a menudo inconscientemente) leer los estados energéticos de los demás y sentir lo que hay que hacer para abordar un tema o sentir que otro está pasando.

Sí… Ser un empático es una habilidad psíquica, y con el desarrollo el siguiente nivel como empático es ir más allá de la percepción inconsciente de lo externo… a la percepción consciente desde el interior para poder abordar lo que está sucediendo en lo externo alrededor.

Entonces, ¿eres un empático?

¿Alguna vez has estado en una situación en la que te has sentido abrumado por los sentimientos de otras personas, su energía, o por la energía del entorno?

Este es el mayor signo de habilidad empática… Y si lo has hecho, sigue leyendo porque probablemente seas un empático.

Lee los 12 signos principales de la capacidad empática que se explican en este post para averiguar si eres un empático seguro… Luego sigue leyendo para averiguar qué significa todo esto, y las estrategias para llevar tu capacidad empática al siguiente nivel para que se convierta en un regalo en lugar de una maldición.

¿Qué significa “ser un empático”?

Simplemente, ser empático significa que tienes la capacidad de sentir las emociones de los demás, así como la energía de las personas y los lugares.

Los empáticos son altamente sensibles, lo que en sí mismo tiene un potencial asombroso, que cuando se desarrolla y se perfecciona, puede manifestarse como una mayor creatividad, profundas conexiones personales con los demás, conciencia psíquica, e incluso profundas habilidades de curación.

Basándome en mi experiencia personal (sí, yo también soy empático) sé que ser empático puede sentirse a veces como una bendición y una maldición.

Intentar ignorar la capacidad empática puede causar todo tipo de confusión emocional, ya que puedes sintonizar, sin querer y sin saberlo, con los sentimientos de otra persona, quizás incluso confundirlos con los tuyos propios. Esto es especialmente cierto para los empáticos que aún tienen que desarrollar o dominar su sensibilidad.

Por eso muchos empáticos se sienten malditos, porque a medida que pasan por la vida siendo constantemente bombardeados por la energía de otras personas, pueden sentirse desconectados de su propia verdad, por no mencionar el reto de asumir inadvertidamente la energía emocional tóxica de otra persona que está sufriendo o pasando por un momento difícil. Otro desafío para los empáticos es que su mayor sensibilidad puede desencadenar un estrés invisible, que se manifiesta en forma de síntomas físicos reales, de sólo conducir a sentirse incómodo en ciertos lugares o alrededor de ciertas personas (especialmente en grandes multitudes donde el ruido, los olores o la charla excesiva pueden desencadenar un deseo de lucha o huida para escapar).

Sin embargo, la capacidad empática no es del todo mala, y a través del desarrollo de su capacidad empática puede transformar la sensibilidad emocional en capacidad psíquica y en una hermosa bendición para su vida y la de los demás.

¡Echa un vistazo a las señales!

Si cree que la mayoría de estos signos empáticos se aplican a usted, lo más probable es que sea un empático. Con este conocimiento, puede tomar medidas para desarrollar su habilidad empática, mantener límites saludables y desarrollar su habilidad empática en una habilidad mística y psíquica.

12 signos de que eres un empático

1 – Extremadamente sensible a las emociones de los demás

Sentir y ser sensible a las emociones de los demás es el signo fundamental de que eres empático, porque este es el núcleo de lo que significa ser empático.

Para el empático no entrenado, es como si las emociones de los demás fueran contagiosas, especialmente para aquellas relaciones cercanas o íntimas. Las personas altamente sensibles pueden incluso sintonizar y sentir las emociones de otros con los que casualmente entran en contacto (como cruzar caminos en la calle).

Al sentir los sentimientos de otra persona, esa energía puede alimentarle con alegría, entusiasmo y creatividad, o puede agotarle completamente, y provocar una espiral de pensamiento negativo, sentimientos heridos, tristeza o incluso depresión que no es la suya.

Si sientes las emociones de los demás como si fueran las tuyas propias, entonces eres un empático. Esta es la primera y más importante señal, y en breve aquí vamos a tratar algunas estrategias sobre cómo manejar y desarrollar su capacidad empática psíquica.

2 – La violencia y la crueldad te afectan profundamente

Para un empático, ver actos de violencia y crueldad sin sentido no sólo es horroroso, sino que puede aplastar su espíritu y hacer que se cuestione seriamente la humanidad y la vida en general.

¿Se siente fuertemente afectado por las noticias negativas del mundo o por los desafiantes acontecimientos que ocurren en la vida de los demás?

¿Aborrece la violencia o se encuentra incapaz de separar sus emociones de las de alguien que está pasando por una tragedia?

¡Esto es una señal de que eres empático!

3 – La capacidad de ver los verdaderos colores de la gente

Es extremadamente difícil engañar o mentir a un empático.

¿Tienes la capacidad aguda de sentir el lenguaje corporal y las emociones para saber cuando alguien está mintiendo o diciendo la verdad?

La habilidad empática le permitirá discernir si la gente está siendo genuina y honesta con usted, o cuando están siendo manipuladores, engañosos o dando un espectáculo.

Ver la verdad en la gente sin importar lo que hagan, digan o actúen es una señal fundamental de que tienes un don empático.

4 – Apoyar a los desvalidos

El dolor que sienten las víctimas de la desigualdad social, los matones o la injusticia evocará un aluvión de compasión en aquellos que son empáticos.

Por esta razón, los empáticos tienden a arraigar en los desvalidos. ¿Este es usted?

Los que son empáticos suelen sentirse atraídos y quieren apoyar al lado que más ayuda necesita.

5 – Estar abrumado por las multitudes

¿Se siente abrumado por un gran grupo de personas, lugares concurridos y multitudes?

Como empático, estar en el centro de una multitud puede hacerte sentir como si te bombardearan con un tsunami de emociones de todos en la multitud, haciendo que quieras correr y esconderte.

Muchos empáticos son muy conscientes de esto y regularmente evitan las grandes multitudes y los eventos públicos debido a esto. Con la práctica puedes aprender a crear límites, y evitar tomar demasiada energía de otros, o al menos ser menos afectado por ella.

6 – Otras personas se acercan a ti con sus problemas

¿Tienen otras personas la tendencia a acercarse a ti con sus problemas, y con historias sollozantes?

Los empáticos suelen ser como imanes para los emocionalmente necesitados. Tanto amigos como extraños tienden a ser atraídos por aquellos que son empáticos, debido a su capacidad de escuchar, sentir y entender lo que están pasando sin juzgarlos. Parte de dominar tu naturaleza empática es tener la habilidad de estar ahí para los demás, pero estableciendo límites para no ser agobiado por la confusión emocional de los demás.

7 – Necesidad de soledad ocasional

¿Tener tiempo a solas te recarga?

No tener un descanso de los demás durante largos períodos de tiempo volverá locos a la mayoría de los empáticos. Los empáticos necesitan tiempo a solas para reconectarse con su energía y recuperar la compostura lejos de la influencia de los demás.

Como empático puede que le guste conectarse con la gente, y pasar tiempo con un amigo, pero tener tiempo a solas después para descomprimirse y volver a su propia energía fuera de las relaciones íntimas es la clave.

8 – La implacable búsqueda de la libertad

¿Te considerarías un espíritu libre? Los empáticos se sienten dentro de las energías de otros individuos así como en la conciencia colectiva de la humanidad. A través de esto son capaces de sentir y saber de forma natural cuando otros están viviendo en su verdad, o cuando se están conformando o siguiendo los sueños de otro.

Por esta razón, los empáticos tienden a vivir audazmente fuera de la norma, sin necesidad o voluntad de encajar en una caja creada por la sociedad. Muchos empáticos tienen relaciones íntimas satisfactorias y gratificantes, pero relaciones que ofrecen mucha libertad.

¿Le gusta viajar, explorar y buscar aventuras para condimentar las cosas y mantener la vida interesante? ¡Esto es una señal de que puede ser un empático!

9 – Amor a la naturaleza y a los animales

Si amas los animales, los cristales, las plantas, la vida salvaje y el tiempo en la naturaleza y cerca del agua, puede ser porque puedes sentir y experimentar empáticamente la conexión entre tú y todos estos seres vivos.

Estar al aire libre y pasar tiempo en la naturaleza es recargante, enraizado y esencial para ayudar a mantener a los que son empáticos, centrados y equilibrados.

Pero como empático, su conexión con la naturaleza puede ir más allá de esto, ya que tiene un profundo parentesco y conexión con la Tierra, los animales, el agua, los árboles y el mundo natural.

10 – Sentirse estrangulado por la rutina

¿Sientes que la variedad es la especia de la vida?

Los empáticos tienden a abrazar el cambio, y a menudo se inquietan con rutinas de larga duración y tareas monótonas.

En su lugar, buscan nuevas situaciones y entornos para impulsar su creatividad, y para cambiar y hacer circular la energía que tan profundamente sienten y experimentan.

11 – Creatividad desenfrenada

Los empáticos sienten la energía… Sin embargo, también tienen una habilidad sin precedentes para crear con energía.

Muchos empáticos parecen estar rebosantes de creatividad y buscan nuevas y excitantes formas de expresarse creativamente. El arte, la danza, la escritura y otras actividades creativas son gratificantes para la mayoría de los empáticos.

12 – Sentidos altamente afinados

Los empáticos no sólo son sensibles a las emociones de los demás y a la energía de los lugares, sino que a menudo son muy sensibles en general. Es común que los empáticos tengan un sentido físico altamente sensible del olfato o del oído. Otros empáticos pueden ser muy observadores visualmente… …donde naturalmente leen y asimilan casi todos los asuntos de su entorno.

¿Tienden a prestar mucha atención a su entorno, notando pequeños detalles y sutilezas que otros parecen pasar por alto? ¿O tal vez te sientes fácilmente sobreestimulado por ruidos fuertes, charla excesiva o olores fuertes?

Tener sentidos muy afinados y ser muy sensible en general es otro rasgo empático común.

¿Con cuántos de estos rasgos se identifica?

Para averiguar si eres realmente un empático, examina los 12 rasgos anteriores. Si crees que la mayoría de ellos se aplican a ti, lo más probable es que seas un empático.

Si sucede que eres un empático, no te preocupes. Aunque ser empático puede ser un reto, ¡también es un regalo muy bonito!

Cómo prosperar

Ser un empático no siempre es fácil…

Como empático, tu capacidad intuitiva natural te permitirá sintonizarte con lo que sienten otras personas, y podrás obtener rápidamente una sensación de las personas y los lugares con sólo estar cerca.

Pero si eres como muchos empáticos, en lugar de sólo notar y ser consciente de cómo se sienten los demás, también puedes tender a asumir su energía y sus emociones. Esto puede naturalmente causarte mucho dolor, que en última instancia no es necesario y realmente, esto no te sirve, o a la persona o situación de la que estás tomando la energía dolorosa.

Una de las claves para prosperar como empático es aprender a leer y a sentir en las situaciones sin asumir el dolor y la herida de otra persona. En esto, eres capaz de sentir cuando un amigo está sufriendo, y entonces en lugar de tomar ese dolor como propio puedes mantener una energía de presencia y bienestar. Esto te permite compartir la energía de curación con tu amigo, y ayudarlos en vez de simplemente dejarse arrastrar a los desafíos a los que se enfrentan como si fueran tuyos.

Entonces, ¿cómo se hace esto?

La clave está en permanecer conectado a tierra y presente en el momento. Pregúntate a ti mismo: “¿La energía emocional que siento es mía, o estoy sintonizando con el sentimiento de otro?”

Cuando eres consciente de que estás sintonizando con la energía de otro, puedes entonces dejarla caer… liberarla, y volver a tu auténtica vibración. Eligiendo conscientemente estar presente en el momento, porque desde este lugar puedes compartir la guía, la inspiración, o simplemente estar ahí para otro sin afectarte negativamente.

Estrategias para proteger tu energía

Si eres un empático, permanecer fiel a tu auténtica vibración puede ser un desafío con los sentimientos, creencias y emociones de los demás que aparecen en tu radar (o incluso que llegan más alto que el tuyo).

Sin practicar límites energéticos claros, la energía de los demás puede fácilmente aferrarse a ti y causar estragos en tus emociones, mientras que también desencadena síntomas físicos, y te saca de la alineación con tu auténtica verdad.

Esto solía sucederme todo el tiempo. Sin saberlo, confundía las emociones y sentimientos de los demás con los míos propios. No sabía cómo mantener mi energía limpia, y por eso tomaba la energía del dolor, la ira y las frustraciones de los demás. Esto me llevó por una pendiente resbaladiza y a una espiral descendente de desafíos de salud, depresión y baja energía.

Tampoco estoy sola en esto. Muchos intuitivos y empáticos experimentan desafíos de salud como resultado de que su auténtica vibración se vea nublada por la energía de otros.

Absorbiendo las emociones y enfermedades de otras personas

Sentirse cansado y agotado, molestarse de la nada y experimentar problemas digestivos, dolores de cabeza, problemas hormonales, ansiedad, depresión, dolor de piernas o espalda y más, todo puede ser causado por la sobrecarga de su energía con la energía de otros.

Ser un empático es un regalo espiritual

Ser empático es un maravilloso regalo espiritual… Con límites saludables, y aprendiendo algunas prácticas importantes puedes proteger tu campo de energía, mientras sigues recibiendo una abundancia de perspicacia e información a través de tu sentido de empatía.

Si todavía se preguntan si vale la pena ser empático, les diré que a pesar de mis primeros retos como empático no lo dejaría ni lo cambiaría.

Como empático eres capaz de sentir dentro de los reinos del espíritu, experimentar la plena vibración de los ángeles, guías y maestros ascendidos, y recibir información intuitiva precisa de una manera que puedes verificar y validar a través de tu sentido empático.

Entonces, ¿cómo te sintonizas con los beneficios de ser empático sin tener que lidiar con la lucha?

Aquí tienes tres consejos para prosperar como empático.

  1. Mindfulness
  2. Limpia y protege tu energía
  3. ¡Relájate y retírate para recargar!

Practicar Mindfulness

Como empático, cuando tus pensamientos están dispersos y tu mente ocupada, tu energía actuará como un imán para los pensamientos caóticos y la energía agotada de los demás.

Una solución simple es estar presente, y consciente de tu cuerpo físico, lo que te ayudará a mantenerte anclado en tu propia energía.

Por ejemplo, si estás caminando por la calle o por un centro comercial, en lugar de dejar que tus pensamientos se salgan de control, rebotando entre la revisión de eventos pasados y preguntándote sobre las posibilidades futuras toma el control. Estar totalmente presente en el momento. Concéntrate en cada paso que des y toma conciencia de que estás respirando. Sé consciente de cada paso que des.

Observa que tus pies tocan el suelo con cada paso que das o puedes enfocarte en ser consciente de que estás respirando mientras guías conscientemente cada respiración que haces para que fluya por todo tu cuerpo.

Meditación caminando: También puedes beneficiarte de la práctica de una forma de meditación caminando. Aprendí esta técnica de Thich Nhat Hahn y ha sido increíblemente poderosa para mantenerme en mi propia energía en los momentos en que mi mente quiere vagar.

Mientras caminas, usa un simple mantra que pienses o digas en silencio en tu mente con cada paso que des.

“Sí (dar un paso), sí (dar un paso), sí (dar un paso), gracias (dar un paso), gracias (dar un paso), gracias (repetir)”.

Otro punto conflictivo para mí fue cuando hablaba con alguien. Naturalmente, al centrarme en otra persona en una conversación, empezaba a asumir sus sentimientos, su emoción y su energía. Si esto te pasa a ti.

Practica escuchando a los demás mientras mantienes una parte de tu conciencia enfocada en tu propio cuerpo físico. Escuche lo que la otra persona está diciendo, pero sea consciente de sus manos, y cómo se sienten, o cómo sus pies se sienten presionados contra el suelo.

Esta simple práctica de conciencia te ayudará a mantener tu vibración energética, sin asumir la emoción de los demás.

Limpia y protege tu energía empática

Incluso si eres un profesional de la práctica de la atención, si eres empático es probable que a veces tomes la energía de otros. Por esta razón, una práctica regular de limpieza y protección de su energía es esencial para todos los empáticos.

Una forma simple y efectiva de hacerlo es con luz blanca. Por la mañana y antes de acostarse, visualice una lluvia de luz blanca divina fluyendo a su alrededor. Deja que la luz lave cualquier negatividad, tensión o estrés, y deja que lave toda la energía que no es tuya.

Permita que la luz de la Divinidad fluya a través de la parte superior de su cabeza, baje por su columna vertebral y salga por la parte inferior de sus pies aterrizando en la tierra. Deje que la luz fluya dentro y alrededor de usted limpiando su mente, cuerpo, aura, espíritu y emociones.

Respira, y siente tu energía haciéndose más ligera y brillante a medida que la luz Divina restaura tu auténtica vibración, y te ayuda a brillar más de tu auténtica verdad.

Usar la Luz Divina

Una vez que hayas limpiado tu energía de esta manera… Usa la luz divina de nuevo esta vez para proteger tu energía.

Si no usas la luz para protegerte, probablemente absorberás parte de la energía, pensamientos, emociones, sentimientos y negatividad de los demás con los que te sintonizas naturalmente.

Hay muchas maneras de protegerse con la luz, de las que puedes aprender más aquí. Una de mis favoritas y la más simple es imaginar un pilar de luz divina a tu alrededor. Esta luz protege su energía y le impide asumir la emoción y la energía de los demás, mientras que permite que la guía clara, la luz divina y la intuición fluyan y lleguen a usted.

Desafortunadamente, no podemos ponernos un escudo una vez y tenerlo siempre efectivo y en su lugar… Así que asegúrate de limpiar y proteger tu energía diariamente… Pero si lo haces, ¡realmente funciona!

Relájate y retírate

Muchos empáticos e intuitivos son naturalmente introvertidos. Esto no significa que no nos guste la gente, o que seamos socialmente torpes, sólo significa que después de un período de interacción social, normalmente necesitamos algún tiempo para retirarnos a nuestro propio espacio.

Los empáticos se sintonizan con la energía de los demás… Así que dar un paso atrás en tu propio espacio privado donde puedes tener claro lo que realmente estás pensando y sintiendo es algo bueno.

Conclusión
Si te sientes confundido y abrumado energéticamente… Tómate un tiempo para ti mismo. Limpie y proteja su energía y luego salga a caminar por la naturaleza, escuche una meditación guiada, trabaje en una artesanía o proyecto creativo, o haga algo más que le guste para recuperar su equilibrio y volver a su energía.

Un poco de tiempo para ti mismo es una gran manera de aclarar qué energía es tuya y si el sentimiento que estás sintonizando es tuyo, o si pertenece a otra persona.

Ser un empático puede ser abrumador y confuso si estás mezclando lo que es tuyo y lo que es la energía de otras personas. ¡Pero ser un empático también tiene un gran número de bendiciones!

Asegúrate de tomarte el tiempo para mantener tu energía usando los consejos anteriores.

Con la práctica y el mantenimiento de límites saludables como empático, puedes mantener una alta vibración, tener mucha energía y ser capaz de usar tu don empático para beneficiar positivamente tu vida y la de los demás.


Te interesa: