Accediendo a tu Oráculo Interno Sí-No

Sintoniza el preciso oráculo de sí/no de tu corazón!

Tienes acceso a una poderosa fuente de guía interna, y en este post, vas a aprender cómo puedes acceder a ella a través del oráculo del sí/no de tu corazón!

Si has estado leyendo mi sitio por un tiempo, probablemente ya me has oído hablar de cómo tu corazón es el centro de tu ser multidimensional. A través de tu corazón puedes acceder a la guía directa, al amor y a la frecuencia de curación de los reinos angélicos superiores y de tu Ser Divino más elevado.

Y simplemente sintonizando tu centro cardíaco puedes acceder a respuestas claras de sí y no, tal como lo harías desde un oráculo.

Cuando hablo de tu corazón, hablo de tu centro cardíaco, también conocido como tu chakra cardíaco en el centro de tu pecho, así que no es tu corazón físico tanto como tu corazón energético.

Piedras en forma de Corazón de Amatista y Cuarzo Rosa. Comprar

La forma en que te sintonizas con tu centro cardíaco, es primero enfocando tu conciencia en tu interior.

Enfoca tu atención en tu centro cardíaco, el centro de tu pecho y de tu ser multidimensional, y empieza a imaginarte una luz dorada y blanca a tu alrededor.

Imagínate respirando la luz en tu centro cardíaco, permitiendo que tu corazón se abra.

Los corazones de Cuarzo Rosa te ayudan a ir directo a tu corazón a sanarlo y abrirlo. Comprar

Tómate unos momentos para centrarte en el centro de tu corazón. Mientras respiran la luz en su corazón, imagínenlo brillando más vibrantemente y mientras exhalan, dejen que se agrande.

Ahora, puedes tomar tu mano izquierda que es tu mano receptora y colocarla sobre tu corazón.

(Envías energía a través de tu derecha y recibes a través de tu izquierda).

Así que, para recibir la guía de tu oráculo, coloca tu mano izquierda sobre el centro de tu corazón y luego haz una pregunta.

Por ejemplo:

“¿Es de mi mayor interés ir de excursión esta tarde aunque el tiempo esté lluvioso y gris?”

Haz tu pregunta con la mano sobre el corazón, y luego simplemente sintoniza el centro de tu corazón.

Esta era sólo una pregunta de ejemplo, por supuesto, pero puedes preguntar lo que quieras. Puedes preguntar si es para tu mayor interés mudarte a una nueva ciudad, cambiar una relación, si es para tu mayor interés comer ciertos alimentos o tomar cierta acción.

Sólo coloca tu mano izquierda sobre tu corazón y haz la pregunta.

Así que, volviendo a mi pregunta de ejemplo – “¿Es de mi mayor interés ir de excursión hoy aunque llueva y esté gris?”

Cuando hago esta pregunta, y sintonizo. Mi corazón se expande tan clara e innegablemente.

Por otro lado, cuando pregunto: “¿Es para mi mayor y más grande bien pedir una pizza para la cena?” Experimento que mi corazón se contrae, como si la calidad energética de mi corazón disminuyera.

Cuando la respuesta es un sí, tu corazón se ilumina, sientes una calidez y expansión y elevación.

Y cuando la respuesta es un no, tu corazón se contrae, tu energía cae un poco y hay un poco de disminución o reducción en la calidad energética de tu corazón que estás sintonizando.

A través de prestar atención a la respuesta de tu centro cardíaco, cuando haces una pregunta de sí/no, tienes acceso al más poderoso oráculo de sí/no que existe.

Esto es mucho más poderoso que una bola ocho mágica o el uso de un generador de oráculos de sí/no al azar en línea.

Tienes acceso a la guía directa de lo divino y de los reinos superiores del espíritu. Siempre está disponible para ti. Siempre está disponible en tu interior.

Así que, pon tu mano sobre tu corazón, y sintoniza la luz de tu corazón, respira y deja que tu conciencia entre en tu centro del corazón.

Deja que tu corazón se expanda y se llene de luz. Deja que te relajes de verdad y deja ir el resultado, deja ir la necesidad de saber la respuesta a la pregunta o querer que la respuesta se balancee de cierta manera.

También puede ayudar a conectar tu energía en el momento presente antes de empezar.

Siente tu energía fluyendo hacia abajo, enraizándose en el centro de la tierra, en el núcleo de la madre tierra, siente tu unidad con la tierra y todo lo que es y luego deja que esa luz fluya hacia arriba, a lo largo de tu columna vertebral, hacia tu corazón, hacia la presencia directa con lo divino.

Expande tu conciencia, respira, relájate y levántate.

Siente tu conexión con todo lo que es y luego concéntrate en tu centro cardíaco y haz tu pregunta.

Escucha, siente y sintoniza con la guía de tu corazón, confiando en que tienes la habilidad de acceder a una guía clara de esta manera.

Entonces actúa sobre la guía que recibes y sabe que cuanto más practiques esto, estando realmente presente y prestando atención y elevando tu vibración a través de la presencia y sintonización con la guía de tu corazón, puedes empezar a recibir no sólo respuestas de sí/no a través de esa expansión o contracción de tu corazón, sino que puedes empezar a recibir mensajes y guías más profundos y significativos a través de tu centro cardíaco desde los reinos divino y angélico porque esta guía está siempre disponible para ti.

Sólo se necesita un cambio de perspectiva, un cambio hacia adentro y de enfoque para abrir tu corazón, levantar, entrar y sintonizar la guía siempre disponible para ti, el oráculo más poderoso al que tienes acceso, tu centro cardíaco.

Péndulo de cuarzo rosa, otra manera de obtener respuestas de tu oraculo interior. Comprar

Sintonízate con él y disfruta de los beneficios de seguir esta clara guía porque cuando escuchas y actúas según la guía que recibes, increíbles bendiciones y oportunidades tienen una forma de desarrollarse en tu vida.

Tómate un tiempo para centrarte en tu interior, imagina la luz que te rodea, y sabe que tu imaginación es como una puerta a los reinos internos de la intuición. La imaginación te lleva a la puerta y entonces la intuición se activa, permitiéndote pasar, para traer la guía que más te servirá para progresar en tu camino más elevado de encarnar tu luz completa y tu verdadera naturaleza divina en lo físico.

Sintoniza la guía de tu corazón, hazme saber cómo va y te hablaré pronto.

Con luz y amor,